Deberías estar aquí

y hacerme reír como lo hacías.
Hablarme, susurrarme y mirarme
así con tus ojos expresivos,
de profundidad inexplicable,
de lujuria compartida,
de ternura incomparable.
¿Dónde están tus manos? finas, blancas,
de movimientos firmes y elásticos.
¿Dónde tu cuerpo? delgado, lúcido y suave.
¿Dónde tu sonrisa? que ilumina y da vida a los demás.
Que nos encontremos,
que nos encontremos,
No pido más.
Que tu voz regrese,
la que sólo yo escuchaba,
la que nadie conoció tras la drama
la que me decía cosas que no oí jamás.
Yo te aplaudo, desde lejos,
te imagino ejecutando
las mejores representaciones
con un público admirado.
Si te digo que haces falta,
deberías estar aquí.
Que tu drama sea mi drama,
tu escenario mi vivir.
O.T.

Comentarios

gazettani ha dicho que…
Qué onda contigo? esto tiene que ver con cuestiones amorosas no? Espero que estés bien...
Suly... ha dicho que…
A veces leerte me acongoja...

...pero me gusta leerte, por que de alguna forma me encuentro con un espejo de vez en vez.

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos