Thanks-Merci-Grazie

Las noticias buenas también tienen alas... ya tengo carro. Ahora sólo falta aprender a manejar, jaja.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos