Adiós a los 23

Un año más... y qué año.
Estoy bendecida, no me cabe duda. Mi cumple fue un día de meditación, un día con mi Pa. Un día sublime.
Me siento taaan cansada físicamente, pero espiritualmente alimentada.

Tengo ganas de volar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos