wake up!

para enfrentarme a la realidad.

Es la búsqueda constante de motivos, de ideales, de proyectos.
"no te empolves" me dijo un amigo. No empolvarme se convierte en mi motor, mi jalón de orejas y mi alimento.

Éste estado de salud que tengo no ayuda mucho. Ayer estaba a 90/40 y no encuentro motivo alguno para llegar a ese grado, según yo mi alimentación va por buen camino y sigo haciendo ejercicio. He llegado a creer que la hipocondria se apodera de mí, pero estoy pensando ahora que eso es sólo un pretexto para no darme cuenta de que algo grave sucede conmigo. Tampoco voy a asustarme por algo de lo que no estoy segura. A ver qué pasa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos