La verdad, es que me siento un poco confundida con las desiciones que he tomado últimamente. Yo no sé si es por la presión de los demás, la influencia de mis compañeros, o qué sé yo... pero cambio de parecer de un momento a otro y eso no me gusta. Cánsate o muérete, dice una song de mi bunbu. ¿por qué hasta ahora? por qué después de unos meses, del distanciamiento, del tiempo. ¿por qué ahora, que no puedo? Bueno, puedo, pero no debo. AGhhh! Me he equivocado tantas veces que ésta vez prefiero evitar el riesgo. No guta a mi tar así. Mejor vuelvo a lo que soy. A veces soy como agua que se diluye y se derrama. Así me siento ahora. Hay veces que me pregunto qué hubiera sido de mi si mis planes de irme a Guadalajara se hubieran cumplido. Ya sé que el hubiera no existe. Pero en estos casos en los que quisiera borrarme del mapa recuerdo que mis planes eran otros. No haré más de mi mente un rompecabezas, sólo deseo paz. Me dirás Dios, me dirás si estoy en lo correcto? ¿cómo saberlo? ¿cuándo saberlo? ¿pasará mucho tiempo? ¿que busque lo que hay en mi corazón? tal vez no haya nada. O demasiado.

Comentarios

Gazettani ha dicho que…
Solamente deja todo en las manos de Dios y verás que llegarán todas las respuestas qué necesitas. Te quiero mucho amiga :)

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos