soñé

Que todos creían en Dios y le temían. Que había paz y se acababa la pobreza. Un mundo sin desastres naturales... donde el hombre cuida su vida, la del prójimo y la de la Tierra.
Soñé amor en cada corazón... donde no existía el odio, la venganza, la envidia, la avaricia.
Soñé con gente arrepentida y comprometida a cambiar su estilo de vida. Vi en mis sueños un mundo de respeto entre los seres humanos. Humildad y caridad.
Soñé que venía Cristo. Y todo estaba renovado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos