"Pon en manos del Señor todas tus obras y tus proyectos se cumplirán" Pr. 16:3

Segunda ocasión, me lo repites.

Las pongo en tus manos padre, porque no tengo otra cosa que ofrecerte. Mi voz, mis ganas, mi sinceridad. Quiero entregar todo esta vez, sin miedos.  
Quiero volver a ser joven otra vez.

Comentarios

LeYLa ha dicho que…
Ay amiga, es tan dificil poner todo en sus manos, sin miedo ni ansiedad x saber q pasará. Te extraño mondriga!!! Q dificil es llevar todo esto sin tenerlas cerca :-(

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos