Las muchas aguas no podrán apagar el amor, 
Ni lo ahogarán los ríos.
 
Cantar de los Cantares 8:7



Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos