Hay veces que preferiría no hablar, porque cuando exploto, soy muy cruel. Y también estúpida, por sentir que lo fui.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos