No puedo dormir. Es horrible, ahora más que nunca necesito dormir, cerrar mis ojos y soñar... descansar, lo que sea,menos pensar. Quiero dejar de llorar y tener calma. Dejar de pensar en todo lo sucedido. La verdad es que no sé con qué fuerzas iré a trabajar mañana. Lo más difícil es sonreír tratar de mostrarme alegre, porque necesito evitar que me pregunten qué me pasa...
Mañana será otro día. Quisiera dejarme sorprender por ti mi Dios, que te manifestaras y alcanzar a percibirlo. Ahora no te entiendo la verdad, no puedo entenderte. Pero supongo que tú nunca te equivocas... y yo si. Soy tan imperfecta que he convertido lo único que quedaba de mi, en nada.
Estoy segura de que los días que vienen serán difíciles de sobrellevar y debo ser fuerte, debo ser fuerte, DEBO SER FUERTE. Aunque me cueste la vida, debo serlo.

Comentarios

Gazettani ha dicho que…
Hey q fuerte!! Si te fuiste ayer muy bien de la reunión? Qué onda? Pasó lo que dijiste??

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos