Vuelvo

Todavía no sé cómo retomar mi blog. Pero vaya, a quién le importa si escribo o no? es una tontería. Vuelvo porque así lo he decidido, no necesito publicar para alguien más sino para mi, y si alguien me lee bienvenido sea! es momento de compartirme de nuevo... he apagado este medio por pensar que no tengo nada qué decir y la verdad es que SIEMPRE hay algo qué expresar. 
Estos últimos años le dieron un giro total a mi vida. La maternidad, el vivir con mi pareja y tener que adaptarme a un rol el cual no creí que alguna vez iba a tomar, me ha llenado de momentos hermosos y a la vez difíciles.
Ahora estoy en una etapa distinta, saliendo de mi década de los veinte y para variar con mil dudas en mi cabecita dura. La diferencia entre hoy y ayer es que ya las dudas no paralizan mis acciones, pues hoy busco hasta encontrar y si no encuentro, sigo buscando... pero el conformismo ya no es una opción. Cada decisión es tomada pensando no solamente en mi, sino en esa pequeña personita que llevé en mi vientre.
A la vez, estoy ejerciendo como docente en nivel secundaria. Es una experiencia bella y llena de retos. Sé que me falta práctica y es un comienzo apenas, pero me llena de orgullo el saber que lo que tengo me lo he ganado a pulso y no ha sido a través de favores políticos.
Diferencias entre mi última entrada y ésta nueva: ya soy mamá, ya soy maestra, ya soy la bohemia otra vez, (pero un poco más viejita :P).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos