Depresión

Tengo muchas ganas de llorar. Enormes. Sólo deseo ser rescatada, aunque sé que la única que puede salvarme soy yo misma. Muy triste mi caso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos