Tengo casi un año sin escribir querido blog. Has sido mi buzón de quejas, mi diario atormentado por las locuras de mi mente. Vaya, muchas locas ideas y sentimientos!
Tengo 32 años, francamente no me siento vieja, solamente cansada. Satisfecha en muchos aspectos y en otros todavía chocando con mis ideales soñadores. Por ejemplo mi empleo de maestra, de secretaria... hoy no voy a profundizar en ese tema. Pero si desahogar algo que traigo atorado hace días: mi expectativa sobre las demás personas.
Estoy en un punto de mi vida en el que ya no espero la aprobación de los demás sobre mi comportamiento. (punto y aparte mis maestras de foto).
Y también estoy en esa etapa en la que busco algo más que dinero. Si, es importante, sin duda lo necesito y demasiado! pero me harta escuchar tanta pendejada... personas que a estas alturas de mi vida vengan a presumirme amistades adineradas como si fueran la gran mierda. Amistades que se dedican a envenenar gente y que su vida se desenvuelve en el infernal mundo del narcotráfico.. en verdad me siento decepcionada de que personas que me conozcan por mi forma de ser, crean que van a venir a sorprenderme por eso. Grandes desilusiones me he llevado últimamente... con varias personas que me rodean. Entonces me pregunto: ¿soy yo? ¿soy ridícula? ¿tengo cola que me pisen que es mejor quedarme callada? ¿y va a entender si le digo? ¿y voy a cambiar la situación hablándolo o va a empeorar nuestra relación? esas y más dudas retumban mi cabecita. Me quedo callada, observo, escucho, analizo y ya no opino. Me gana la pereza, la decepción, el hastío, la rareza... todo a la vez.
Me cansa este ambiente social movido por el consumismo, el materialismo, las apariencias. Me chocaa cada día más esoo! o no sé si convivo con personas tan distintas a mi en ese aspecto. En ningún momento me siento más que los demás, aclaro. Simplemente percibo las cosas con otra visión, con otra filosofía y me cuesta, en verdad me cuesta ser yo, me siento incómoda es la palabra. Desadaptada y fuera de lugar.
Estoy en un momento de mi vida en el que no me importa quedarme sola si voy a estar tranquila. Ni perder amistades (falsas amistades) porque simplemente no aportan a mi persona. Suena egoísta, lo sé. Suena extraño? no sé, es lo que siento en este instante.
Sólo quiero estar mejor en todos los aspectos y en realidad me doy cuenta que ese punto del que hablo, empobrece mi vida espiritual. Así que ya encontraré alternativas para compensarlo. Quiero darle lo mejor a mi niño, y lo mejor no debe ser lo material.. lo mejor es el ejemplo, los valores, el amor y la unión. El conocimiento.
Es difícil encontrar el equilibrio en esta vida loca, loca, loca... pero no imposible, yo creo. Estoy buscando prepararme en el área que me gusta y disfruto.. la fotografía. He vivido una experiencia única e irrepetible, que estoy segura me está abriendo totalmente el panorama y me ha empujado a salir de mi zona de confort.
La psicología me sigue "encorazonando" pero eso irá lento, muuy lento; aún no estoy segura de terminar ni qué me depare el destino, pero intuyo que algo hermoso va a darse después de eso. Por eso seguiré.
De lo otro, mejor hablamos después, querido blog. Es tarde y hay que descansar ;)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos