La ausencia

Te extraño
te extraño
te extraño
te extraño
te extraño

... Y lo que más duele es no poder decírtelo.

Soy un papalote sin cola.
No mereces ahogarte en mi mar de confusiones... alguna vez me preguntaste si me subiría al barco, y mi respuesta fue un si. Ahora me faltan argumentos para explicar lo que pasó.
Sólo es cuestión de tiempo y fe, como dice Shakira.

Quién sabe si me leas, pero en la remota posibilidad de que lo hicieras, sólo algo te confesaré: no puedo soltarte. Estarás en mis oraciones estos días. Ojalá yo estuviese en las tuyas.

Comentarios

gazettani ha dicho que…
MORRA... ESTÁS BIEN PIRATA!!!
Suly... ha dicho que…
Aaawww... que lindo, la verdad...
Me llego, y es que al parecer el cielo es del mismo color para las dos...
aahh que cosas...

te cuidas mucho, sopas???

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos