Sin palabras

Será que me estoy volviendo loca o que estoy envejeciendo?
Las desiciones, actitudes y pensamientos de esta bohemia de repente apuntan otra dirección. Desconozco en qué momento sucedió y tampoco sé si fue un proceso lento o fue repentino. Lo que sí sé es que es desconcertante.
Hasta hace poco podía estar, mi presencia solía ser cómplice de esos ratos de risas, aunque el pensamiento en otra parte... hoy, ya no. Ya no es sólo la mente, mi cuerpo reclama alejarme; no por miedo, no por enojo. Por tranquilidad tal vez.
No disfruto juzgar. Menos a mis seres queridos.

Soy un nudo de sentimientos reprimidos.
y te extraño amor mío. eso es lo peor.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos