Si no le parece alguna frase, no la toque

WTF?

Creí que eso era cosa seria, que por fin alguien se había apiadado de mí al invitarme a formar parte de un "proyecto" del que obtendría ingresos, que me iba a gustar y (supuse) crecería profesionalmente.

Creí mal.

Estaba ahí yo de nuevo, siendo parte de un público hambriento de ingresos.

Pero soporté el discurso porque no tenía otro remedio, ahí estaba mi raite.

El panorama era un tripié de rotafolio con un billete de 100 mil dólares pegado en una esquina (de juguete obviamente).

A partir de que empieza a hablar el "orador" (si se le debe llamar así al monito que se para enfrente con el fin de persuadir a la masa de desempleados que lo escucha de manera atenta) confirmé mi sospecha: otra empresa lavacocos que busca vendedores.

iiiiiuuuukkk! (expresión de asco).

Me molesta que me hagan perder el tiempo. Pero más me molesta que quieran a uno verle la cara de idiota.

Y es que, ay si yo les contara. Me he topado con cada discurso "coco wash" que ya no sé si sentir risa, molestia o pena. Propia y ajena.

Sobre todo, cuando dentro del plan macabro de idiotizar al público, escucho frases como:

"A partir de este momento, túuuuu puedes cambiar tu estilo de vida!"

O sea, permiiiiitame tantito. Te quieren hacer creer que encontraste la varita mágica; la aguja perdida en el pajar. O como dijo un fulano de tal que se creía colombiano: la última coca del desierto. Ashhh, patrañas!!!

"No es fácil; pero tampoco es difícil. Es sencillo"

A ver, a ver. Que quéeee dijo??? creí que Cantinflas había resucitado en ese instante.

"La educación que tengas, no va a depender del éxito que quieres tener"

Señores, por eso estamos como estamos. Yo no digo que una persona que no estudia no tenga la posibilidad de ser exitosa, por supuesto que lo puede ser. Sin embargo, esa frase me sonó más a: no estudies tarado, puedes ser rico sin quemarte las pestañas en la escuela. Si, me oigo drástica, pero así lo percibí.

y la que me dejó en estado de shock: "si no le parece alguna frase, no la toque"

O seaaaa!! me quedé perpleja porque supe que esa frase la lanzaron para mí. Pues creo que esta vez me valió y fui bastante expresiva. Es decir, que cada vez que alguna palabra me generaba ruido, yo ponía cara de: ¿y eso qué? yo no te creo nada!

Y qué decir de los que al ver tu cara de indiferencia, comienzan a sermonear sobre la negatividad de las personas y lo repudiable de sus actitudes desdeñosas... ah! porque se refieren a "esa gente envidiosa que no quiere ver triunfar a los demás". ¿No será acaso, "esa gente que sí piensa y no nos conviene tener porque se nos cae el teatrito"?

Obtener un empleo bajo la situación de recién egresada se ha convertido en toda una osadía. Aunado ello al clima que se goza en esta hermosa ciudad que me vió nacer. Me declaro como una egresada en crisis.

A veces el consuelo que me queda es pensar que no soy la única que está pasando por la misma situación.

Lo triste del caso es que no lo preparan a uno en la escuela (al menos psicológicamente) , para aterrizar a la realidad y saber enfrentarse al problema del desempleo, que cada día aumenta y que ha alcanzado su mayor nivel en más de tres años en este país de las maravillas.

Luego te das de topes cuando llegas a pedir un trabajo y no reúnes el perfil, por la falta de experiencia (nótese que prácticas y servicio social no cuenta como tal).

O cuando ya de plano decides buscar algo más light para al menos ahorrar para la graduación (me proyecté) y te salen con que: "no queremos profesionistas".

Por Dios! ¿entonces qué opciones hay? ¿mentir? ¿fingir que mi último grado de estudios fue la prepa? eso duele. No puedes echar fácilmente por la borda una carrera profesional. Desconozco si pueda ser capaz de hacerlo; pero confieso que es una de las últimas ocurrencias que rondan mi cabecita para poder conseguir un trabajo.

Cada vez que leo el clasificado siento que mi entusiasmo se pasea por una montaña rusa. Son las mismas ganas de vomitar que suceden cuando el carrito baja.

En fin, no queda más que seguirse preparando, dejar la escuela no significa dejar de estudiar. Hay que aprender cosas nuevas; tocar puertas y no perder la fe.

Como dijo Jorge: el primer tip es tener paciencia, constancia y diligencia.

(mmmjjuu, como él ya goza de un salario se cree mucho, jajja).

Yo sé que todo a su tiempo. El chiste es aceptarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos