Estoy a punto de romperme, porque me gustas con coraje...

Llegas como remolino, de pronto y atroz.
Podría correr al verte, huirte al sentir que te acercas.
O podría sólo observarte, estática y pasiva,
esperando el momento en que te vas.

Podría también dejar que el viento de tu llegada me acaricie la cara,
disfrutar ese instante y saber que pronto pasarás.

Pero contigo nada de eso basta.
Más opciones ya no quedan.
(Llévate tus vientos a otra parte, porque aquí ya no hay lugar. No más.)

Gracias por participar.

Qué elegante.

Comentarios

gazettani ha dicho que…
Qué fuerte!!! si es lo que me imagino, pero me da gusto que sea así :)
Ya hace falta la próxima reunión, mientras tanto sigue disfrutando de tus vacaciones... te quiero amiga...

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos