Cuando algo sale mal

Los momentos de estrés son intensos. Ayer tuve uno que no olvidaré. A veces peco de confiada y al final de cuentas todo sale mal por no haber hecho lo que tenía que hacer desde un principio.

Gracias a una persona a quien admiro tanto, pude tranquilizarme y respirar profundo.

No dejaré las cosas para el último. ¿será tan complicado cambiar eso en mí? Espero que no.

Comentarios

Gazettani ha dicho que…
Amiga: sigo sin entender, pero ojalá que todo esté bien. Un abrazo, tqm :)

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos