Hay cosas que no entiendo en absoluto.
Te pido señales, las envías en el momento apropiado.
Te pido señales claras, respuestas que por más dura que sean, las necesito enfrentar; señales que acompaño con los deseos de mi corazón. Y los deseos se cumplen.
Me respondes, pero mi cabeza es un caos. Hay un laberinto en mi interior y no logro entender. No entiendo que para ser feliz a veces dañas a terceros. No me cabe en la cabeza lastimar y sin embargo lo hago a menudo.
Quisiera resolver esto pronto, pero sé que lleva tiempo. Explícame, por favor, como sólo tú lo sabes hacer... qué quieres que decida.
Gracias.

Comentarios

Gazettani ha dicho que…
Mucho ánimo amiga... verás que tarde o temprano todo toma su rumbo... te lo digo por experiencia... un abrazo... tqm :)

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos