Se terminan las vacaciones

Y con ellas termino con todo aquello que me estaba atormentando. Resulté cansada de eso. Gasté mis energías en reproches contra mi misma, en pasar de la risa al llanto en cuestión de minutos. No es sano estar así y ya lo sabía, pero todo tiene un límite.
Descubrí que dar consejos sin aplicarlos no es lo mejor.
Anhelo paz, es mi ideal. Lo dejo ir, como papalote al viento, lo suelto. No quiero vivir con la incertidumbre como compañía. Deseo paz.
Me quedo con lo bello, sin tormentos.
Gracias vida, por darme luz.

Comentarios

Suly... ha dicho que…
Un dia, un amigo me dio una cachetada con guante blanco... e igual.. me dijo eso que tu dices.... no es bueno dar consejos que uno no aplica... como que no cuadra... me dijo hipocrita!!.. y si, supongo que de alguna forma tenia razon... por eso ya me escucho mas seguido...

..pero somos humanas, no??

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos