Soy tan terca a veces. Tan obstinada cuando algo pierdo y no lo encuentro, que termino con dolores inútiles de cabeza.
Qué imbécil.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos