Feliz día, infeliz.

Hay una línea muy delgada entre la dignidad y el orgullo. Diferenciar se ha convertido en algo muy complicado para mi.
Quise desear un buen cumpleaños, lleno de bendiciones y lindos deseos, peeero no sería lo mejor; no cuando la persona se comportó tan mal conmigo.
Le mando mis deseos, aunque no se los haga saber.

¿será una mala decisión? no lo sé... y no creo que lea estas palabras.

Comentarios

Gazettani ha dicho que…
???????
Ahora sí que no entendí, qué onda?, por cierto, gracias por el consejo, ya te contaré qué tal me va :)

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos