Las consecuencias son inevitables

Bunbury es tan sabio. 
Y yo tan pendeja. 
Mi madre, una diosa.
Mi padre, ausente.
Mis sueños, rotos.
Mi angustia, la duda. 

Todo es tan confuso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos