Los designios de Dios son inapelables. Para qué esforzarse tanto si al final... todo estaba escrito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos