Me adapto

Oh my god, he perdido mi acento cachanilla. Dicen mis compañeros que parece que soy de México. Ah qué caray diría my friend .
Deduzco que mi intento obstinado por no parecer gritona, escandalosa, agresiva, enojada o cualquier otra característica que generara una comunicación malentendida con mis queridos amigos de Aguascachondas, terminó en la alteración de mi forma de hablar. Desde luego que no tengo un acento tan hidrocálido, pero acepto que de repente mis frases llevan la "cantadita" como las del centro del país. Qué cosas no?
En fin, mi comentario para cerrar este pequeño post express anti-aburrimiento, es que ya tengo trabajo.
Veamos qué tal. Envíenme su buena vibra al que me haya leído!!! :) saluditos.
peace&love

Comentarios

Suly... ha dicho que…
Buena vibra!!!
jaja.. no, neta.. en serio, ojala que todo pinte excelente!!

Mmhh... a veces pasan esas cosas, cuando menos uno lo piensa.. pfff!! El cambio.
Alba Nidia ha dicho que…
jajajaj felicidades por lo de tu trabajo


aun no se si me ire... pero ya tengo el acento =D

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos