Me cuesta

escribir de ti. Demasiado fuerte en tan poco tiempo. Demasiado intenso. Demasiado hombre, demasiado amor. Demasiados cambios. Demasiadas despedidas. Demasiado llanto.
Sigo construyendo nuevamente mis alas rotas, pero me faltan elementos. Pierdo el ánimo, luego lo tengo y al instante las alas al suelo otra vez. Se repite, se repite, se re-pi-te.
El clima no ayuda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos