Gracias, seas quien seas.


No sabes el favor que nos hiciste.
Qué pena por ti, que por imprudente ahora pierdas su confianza.

Te mando la luz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos