Soñé que lo enfrentaba.
La realidad es que prefiero quedarme con algunas dudas a buscar de nuevo aquello de lo que he huído.

Ya lo he soltado. Es la parte que muchos desconocen, pero todo se gana a pulso y comprendo el prejuicio que algunos se formaron de mi.

Algún día entenderán... y si no, nimodo no es mi problema.

Buen fin para todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos