Ya para qué

Escarbar donde hay dolor.
Le deseo muchos años llenos de bendiciones; aunque no sean conmigo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos