Dejárselo a Él

Alguna vez leí una oración, que decía: olvídalo y déjaselo a Dios.
Recuerdo que al leerla sentí una tranquilidad milagrosa. Era como haber recibido un consejo directamente de un ángel.

Hoy he decidido entregarle ésto que siento a Él. Necesito luz.

Comentarios

Gazettani ha dicho que…
Amiga, yo también se lo dejo a Él... (creo que tenemos mucho de que platicar mañana)...

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos