Mis hormonas me traicionan. Me hubiera gustado ser hombre, más sencillo, más práctico todo.
Sólo tengo ganas de llorar. Sólo eso. Mi hijo está en una etapa de gritos y berrinches.. yo pierdo la paciencia. Pierdo las ganas de todo, no tengo motivación alguna para continuar soñando. Hablo con él y no tiene sentido, le digo lo que me pasa, lo que necesito y no siento su apoyo. Mi vida es reclamar y reclamar y reclamar... claro que ya lo harté.
Es tan difícil lo que le estoy pidiendo? es tan difícil? no quiero ser chantajista, ni manipuladora, ni inmadura. Solamente que no me hago a la idea de que vivir a esta edad, en esta situación, tenga que aceptar una vida vacía sin mimos, ni palabras de aliento, ni abrazos. Estoy llorando otra vez, porque no soporto tanta frialdad.
Tal vez exagero, tal vez. Sólo necesito un poco de su amor... qué estoy esperando?
Quiero salir de la rutina, quiero ir a lugares, caminar, etc... no le estoy pidiendo que gaste, sólo eso que me saque de esta misma casa por un rato.
No sabía hasta qué grado se pierde el encanto después de vivir juntos. No sabía cómo se va apagando el amor y los detalles, conforme pasa el tiempo.
Sé que valgo mucho, que tengo que trabajar en mi autoestima, que hay cualidades en mi, tal vez él no las vea... otros las ven, pero aunque lo sé, no me sirve de mucho, sigo sintiéndome igual de decepcionada y triste..
Supongo que debo actuar de forma distinta, de ser más frívola, de ser práctica y no engancharme en estos episodios.
Ser infiel sería una salida, un escape. Una estrategia para elevar mi ego... pero en realidad soy cobarde para eso. Terminaría sintiéndome peor. No quiero una doble vida, quiero una sola, plena, sin mentiras, con la libertad de decir, hacer, sentir lo que soy realmente.
No me ayuda su carácter, en verdad no me ayuda su falta de tacto, de cariño, de sinceridad, de amor. Trato de portarme como pienso que él espera, pero no sucede nada. Cada día aumenta mi frustración porque siento que nada de lo nuestro avanza. Es como si la rutina matara todo.
Me siento tan perdida Dios mío, tan perdida. Espero que sea desajuste hormonal solamente, en verdad deseo que sea sólo eso, la migraña me vuelve, todo se junta. Es espantoso ser mujer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos