De quejas

Tengo miedo terminar invirtiendo mi tiempo en un trabajo que no me guste y sea mal pagado.
O que me guste y sea mal pagado.
O que sea bien pagado y no me guste.
Ashhh... Why!??????

El apellido Slim no me vendría nada mal. ¿Cómo no me toca una pequeña rebanada del pastel? Me conformo con una mordida de ese tremendo postre.

Estoy cansada de ser pobre. Y quéeeeeeeeeeeeeee. Tengo derecho a renegar aunque sea de esta manera. Al cabo que Osuna lo dijo: la libertad de expresión se ejerce libremente en Baja California. Así que toooodo lo que mi gobernador diga es tan veraz y auténtico como la tez blanca de Michael Jackson.
Patrañas.

Comentarios

Jorge Castro ha dicho que…
Que buen monólogo ... jeje (y)

Entradas populares de este blog