De quejas

Tengo miedo terminar invirtiendo mi tiempo en un trabajo que no me guste y sea mal pagado.
O que me guste y sea mal pagado.
O que sea bien pagado y no me guste.
Ashhh... Why!??????

El apellido Slim no me vendría nada mal. ¿Cómo no me toca una pequeña rebanada del pastel? Me conformo con una mordida de ese tremendo postre.

Estoy cansada de ser pobre. Y quéeeeeeeeeeeeeee. Tengo derecho a renegar aunque sea de esta manera. Al cabo que Osuna lo dijo: la libertad de expresión se ejerce libremente en Baja California. Así que toooodo lo que mi gobernador diga es tan veraz y auténtico como la tez blanca de Michael Jackson.
Patrañas.

Comentarios

Jorge Castro ha dicho que…
Que buen monólogo ... jeje (y)

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos