De confesiones

Me subí al barco luego de haberme bajado.
Y aunque es una osadía, apuesto por ello.
Su mano me sostendrá, a que sí.

Buen inicio de semana mi gente!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos