Aún no termina el día, pero tenía que ser 23 para ser tan suertudo. Luego les cuento, espero más sorpresas :D

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos