Me he cansado

de escribir mensajes y borrarlos. Maldito miedo a la respuesta, ¿les ha pasado?
ya no tengo nada qué perder, ni qué ganar. Además cuando sueñas a alguien tan seguido siempre he pensado que algo significa y no es casualidad.
Finalmente, no creo que sea tan descabellado decir lo que uno siente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos