Desconectada

De internet, de las news. Falta de recurso y tiempo básicamente. Al principio me desesperé, pero me he acostumbrado y justo ahora recuerdo que antes podía vivir feliz sin internet ni celular. Por cierto ayer lo olvidé cargando en mi cuarto y tenía varias llamadas perdidas y mensajes recibidos. Me sentí importante. Pero antes me sentía importante aún sin tenerlo. Ja, vaya manera de filosofar en un miércoles cualquiera.
Bueno, no ha sido como otros, ya separamos a los alumnos de la secundaria y todo indica que ahora se trabajará más agusto. Pero yo sigo sin oficina (espero que no sea por mucho tiempo).
Una de las ventajas de haberme desconectado de esta manera, volviendo al tema, es que he tenido tiempo para planear mejor lo que quiero.
Sé que necesito ya, pero ya, más actividad. Más preparación y mejores ingresos. Supongo que es lo que la mayoría buscamos.
A veces es bueno retirarnos un poquito del mundo virtual para vivir mejor el real, el que a veces pasamos desapercibido por estar mecanizados y atiborrados de información.
Creo que en este tiempo he formateado mi disco duro, he eliminado lo que no me sirve, lo que me estorba y lo que me afecta. Me quedo con lo útil y necesario.
Ha sido un mes muy loco, lleno de cambios. Quizá cambios que no noten los demás pero que son internos y que me abren el panorama.
Ya quiero que acabe el año. Ja, creo que siempre por estas fechas lo deseo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos