Tú no eres así, me dijo

y tuvo razón, porque ser ojete me genera demasiada incomodidad. Simplemente, no va con mi vanguardia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos