¿Cuesta tanto respetar la privacidad?

pri-va-ci-dad.

Ni me interesa que me digan que soy ridícula.
Mis parientes no podrían trabajar para la Secretaría de Gobernación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos