Inspiración?

Demasiado halago me puede afectar. La incredulidad no me suelta por si acaso. De todos modos, soy lo que quiero ser.
Tengo como lucecitas en mi cabeza.

Últimamente he llegado a pensar que personas desconocidas llegan cuando menos lo espero, en el momento justo y por las razones precisas. Razones que no comprendo hasta el paso del tiempo...

Sigo extrañando a mis amistades con las que he perdido conexión; pero algo me dice que volveré a verlas cuando sea necesario, cuando Él lo tenga preparado.

De aquel fantasma, qué les puedo decir... aparece, se va, aparece, desparece y así sucesivamente. En una de esas creo que se va para siempre; tengo el presentimiento de que no falta mucho.

Creo que hacer las cosas intensamente a veces cuesta muchas lágrimas. ¿Cómo saber si vale la pena? es tan incierto.

Como incierto es que sea yo fuente de inspiración. Lo dudo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos