En estos momentos, me hace me haría tanto bien escucharte. Que me aconsejaras, que me iluminaras como siempre lo hacías. 
Que me recordaras lo importante que es creer en mí misma y me ayudaras a ver las cosas de otra manera.
A pesar de tu ausencia, estoy tranquila, intento mantenerme firme. Sin temer. Hago de cuenta que estás aquí, a mi lado. Y es milagroso lo que Dios hace, porque respiro paz, en medio de la tormenta. 


Hoy enfrenté las consecuencias de defender mi ética profesional. Es duro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos