Enmudezco.
¿En qué estás pensando? me dice.
-en nada. Y me atrevo a inventar excusas. 
¿qué tienes?
-nada. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos