Las decisiones más importantes se toman con el instinto no con la razón

Lo dijo una amiga.
Qué frase tan letal. ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo decidir? por qué nos aferramos a abrir ese círculo que termina por ponernos tristes? o por qué nos aferramos a seguir viviendo un círculo vicioso que parece no tener final, cuando en realidad sabemos a conciencia que todo basta con decidir...
por qué nos faltará valor?
pereza?
miedo?
comodidad?
mediocridad?
qué es????

Lo que sea... pero parece ser especie de venda en los ojos que no nos permite avanzar. ¿por qué esperar tanto? ¿por qué mantener la espera??
Qué complicado. Yo no quiero herir sentimientos. Y eso me mantiene pasiva. No más tormentos por favor... No más pruebas... sólo quiero paz.
Y si tomo esta decisión con el instinto, supongo que será lo mejor. Y supongo que mi vida dará un giro total de 360 grados.
Me estresa el entorno. El dar explicaciones a los demás. La presión de que ¿para cuándo?? y ¿por qué tanto tiempo??
Quisiera subirme a un cohete y observar la tierra como un punto en el espacio... 
O tomar un avión y volar a Inglaterra aunque no sepa hablar inglés.
O morir y renacer lejos, lejos, lejos. 

Dejarse llevar como un náufrago sobre su balsa... a veces resulta lo incorrecto. Saber discernir es la cuestión. Sólo yo me entiendo. Aunque escriba tarugadas, me estoy entendiendo... necesito hacerlo para poder reaccionar de la mejor manera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos