Hoy no me presenté a trabajar, mi cansancio físico y mental causaron estragos así que no pude levantarme. Tuve que ir a consulta médica para justificar la falta, así que me abrí con la doctora. Le dije de mis crisis, de mi ansiedad, de lo mal que la estoy pasando... me recetó fluoxetina y alprazolam. Nunca he tomado el primer medicamento, pero lo hice, me dijo que el efecto sería gradual, con los días. El alprazolam es pan comido, ha sido mi escape en otros momentos de depresión.
Efectivamente me aconsejó que buscara ayuda profesional. Mencionó la terapia de pareja. Y la verdad es que dudo que él quiera ir, pero supongo que yo debo hacerlo por mi cuenta, mi salud lo amerita.
Por otra parte, no me gustaría ser una mujer dependiente de esas drogas, pero tomaré este tratamiento porque siento que ahora si he perdido el control.
Hoy platiqué con una prima, me escuchó, nos identificamos mucho con lo que nos pasa. Reí unos minutos, me hacía falta conversar. No suelo hablar de mis problemas con frecuencia, no busco ayuda porque no sé... siento que incomodo, que preocupo, que molesto a los demás, que rompo con su propia tranquilidad.. o quizá en el fondo me hace ruido mostrarme vulnerable. Quizá es todo. El punto es que ya estoy por dar el primer paso.. investigar con quién atenderme. Sé que me va a afectar económicamente pero bueno, debe valer la pena si voy a recuperar mi estabilidad emocional. Sola no he podido, ya lo comprobé.
Es tan complicado y sencillo a la vez. Tomar decisiones, ser firme, tener voluntad. Mi frustración nace porque no sé lo que él realmente quiere. O tal vez no me quiere y no lo acepto. Cuando estoy por soltarlo y dejar que se vaya de mi vida, vuelve a pedirme que lo intentemos y luchemos por esto. Ha sido un circulo vicioso. Acepto que he sido dramática, que he estado con los nervios de punta y los sentimientos a flor de piel.. que estallo en ira y a veces (la mayoría) me envuelve la tristeza. Ha de ser difícil vivir conmigo.
Pero hay algo, que debo decir a mi favor: le he dicho lo que necesito de esta relación. Se lo he dicho, se lo he escrito, se lo he pedido en todas las formas... y su indiferencia es constante. No entiendo, no puedo entender tanta frialdad. No pretendo darle lástima, jamás quisiera provocarle eso. Sólo sentir que lo que tenemos es real. Estoy cansada de la rutina, de los momentos en silencio.. de interrogarle para sacar plática. De querer verme en sus ojos y no encontrarlo, está tan distante.
Ya no sé si exagero, ya nisiquiera sé si perdí la cordura, si estoy alucinando... o lo estoy justificando. Tengo distorsionada mi realidad, y eso es lo más grave y lamentable para mi.. porque no logro enfocarme. Que mis ángeles, Dios y toda la energía me ayuden a clarificar mi mente y espíritu.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Sabes... a veces somos muy egoístas, y pensamos sólo en nosotros mismos, piensa que quien más le afectan estas cosas son a los hijos, y tarde o temprano ellos van a sentir igual o peor que tú, si de verdad quieres a tus hijos, tienes que luchar porque su futuro no sea feo. Hay muchas opciones económicas en cuanto a terapias, búscalas, tú tienes la elección, entre que tú hijo en un futuro se sienta orgullosa de ti, o tenga vergüenza de que nunca hiciste nada. Por otra parte, si él es así, es un manipulador, la gente no cambia, y realmente no se trata de buscar culpables, pero si él no se anima, vete tú. Se están destruyendo y de paso llevándose a un inocente entre las piernas. ( sólo es mi opinión) saludos.
Bohemia ha dicho que…
Gracias, aprecio tu comentario. No sé quién seas, pero gracias. Bendiciones para ti.

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos