¿Cuál libertad?

"Los periodistas se han convertido
de manera alarmante en blancos de unos,
cuanto más luz arrojan sobre la
oscuridad de los otros" (Kiyo Akasaka)


Ayer fue el día Internacional de la Libertad de Prensa. Pensar en todos aquellos periodistas asesinados, desaparecidos o simplemente "censurados" me incuba la semilla de la reflexión. ¿Dónde esta la libertad? Han sido 62 los asesinatos de periodistas en México del 87 al 2006.

La Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) denuncia que 33 periodistas fueron asesinados en un periodo de seis años y cinco meses y que otros cinco están desaparecidos.
El ejercicio periodístico en este país fermentado por el narcotráfico, se ha convertido en una de las prácticas de mayor osadía. Y es así como la impunidad domina con un poder inasequible la voz de aquellos profesionales cuyo único pecado es realizar su trabajo de manera ética y responsable.
La libertad de prensa es tan sólo un imaginario colectivo; es una utopía ubicada en un país donde la democracia jamás ha existido.
¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo va a terminar esta plaga de narcos, de políticos corruptos, de arrogantes personajes que detrás de un cargo en el poder se sienten dueños del mundo? ¿Hasta cuándo se hará justicia sobre todos aquellos periodistas muertos, ultrajados, censurados, despojados de su derecho a decir la verdad? ¿Hasta cuándo se encarcelará a los responsables de tales actos ruines que terminaron por despojarle la vida a esas personas y miserablemente herir a sus familias? ¿Dónde está la justicia? ¿Dónde está la libertad de expresión?


ES INTOLERABLE SEGUIR SIENDO TESTIGOS MUDOS ANTE ESTOS ATROPELLOS Y SER CÓMPLICES DE LA IMPUNIDAD QUE SE VIVE EN EL PAIS. ES INAUDITO QUE LA AUTORIDAD SIGA HACIENDO OIDOS SORDOS ANTE ESTOS RECLAMOS.
EL GREMIO PERIODISTICO NECESITA MÁS QUE NUNCA ESE ESPIRITU DE HERMANDAD, DE LUCHA, DE UNIDAD. NO DEJEMOS QUE ESTOS VICIOS DEL PODER SIGAN OPACANDO ESE PERIODISMO TRANSPARENTE CON EL QUE TODOS SOÑAMOS. ES NUESTRO COMPROMISO; NUESTRA UNICA DEFENSA; NO PERMITAMOS QUE EL SILENCIO Y EL MIEDO PARALICEN NUESTRAS ACCIONES.






Estos son los nombres de 20 profesionales, que fueron víctimas en este país corrompido por la violencia.

1. Hugo Barragán Ortiz, radio reportero de la estación Radio Max de Tierra Blanca, Veracruz. Golpeado y apuñalado en su propia casa. 30 de octubre de 2005.
2. José Reyez Brambila, reportero del periódico de Vallarta Milenio de Guadalajara, Jalisco. Apuñalado, su cadáver fue encontrado en la cajuela del automóvil propiedad de la empresa. 17 de septiembre de 2005.
3. Raúl Gibb Guerrero, director del diario La Opinión de Poza Rica. Fue asesinado a balazos en Papantla el 6 de abril de 2005.
4. Dolores Guadalupe García Escamilla, reportera y conductora de noticiarios de Stereo 91 de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Baleada el 5 de abril de 2005, después de 11 días de agonía falleció el 16 en la Clínica Hospital de Especialidades de esa ciudad fronteriza.
5. Gregorio Rodríguez Hernández, reportero gráfico y corresponsal de El Debate de Mazatlán en Escuinapa, Sinaloa. Fue acribillado cuando cenaba con sus dos hijos. 28 de noviembre de 2004.
6. Leodegario Aguilar Lucas, editor de la revista Mundo Político de Acapulco, Guerrero, secuestrado el 22 mayo de 2004, su cadáver incinerado fue encontrado el 8 septiembre, los restos presentaban huellas de disparos.
7. Francisco Arratia Saldierna, articulista de los periódicos ’El Imparcial’ y ’El Regional’ de Matamoros, Tamaulipas, fue baleado el 31 de agosto de 2004.
8. Francisco Javier Ortiz Franco, coeditor del Semanario Zeta, de Tijuana, Baja California, ultimado con disparos frente a sus menores hijos el 22 de junio de 2004.
9. Roberto Javier Mora García, editor del diario El Mañana y de la revista North México Business, ambos de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Cuando llegaba a su domicilio fue apuñalado el 19 de marzo de 2004.
10. Rafael Villafuerte Aguilar, director del periódico La Razón de Ciudad Altamirano, Guerrero. Fue asesinado a balazos en Tierra Caliente el 13 de diciembre de 2003.
11. José Miranda Virgen, columnista del diario El Sur de Veracruz. Muerto en el 16 de octubre 2002, víctima a los 60 años de edad de una explosión de gas en su domicilio, que se supone intencionada por su actividad crítica contra las autoridades locales.




12. Félix Alonso Fernández García, director de la revista Nueva Opción, de Miguel Alemán, Tamaulipas. Fue ultimado con disparos de metralletas AK-47 de 17 de enero de 2002.
13. Saúl Antonio Martínez Gutiérrez, subdirector editorial del diario El Imparcial, de Matamoros, Tamaulipas. Fue encontrado su cadáver con cuatro balazos de 9 milímetros en la cabeza en las inmediaciones de Río Bravo y Matamoros el 24 de marzo de 2001.
14. José Barbosa Bejarano, corresponsal de la revista Alarma de Ciudad Juárez, Chihuahua. Fue ultimado el 9 de marzo de 200.
15. José Luis Ortega Mata, director del semanario Ojinata, de Ojinaga, Chihuahua. Fue ultimado el 19 de febrero de 2001.
16. Humberto Méndez Rendón, reportero del Canal 9 local. Fue muerto el 9 de febrero de 2001.
17. Hugo Sánchez Eustaquio, editor del diario La Verdad, Atizapán de Zaragoza, Estado de México. Su cadáver fue hallado el 19 de Julio 2000, días después de haber sido secuestrado.
18. José Ramírez Puente, periodista de Radio Net, de Ciudad Juárez, Chihuahua. Fue asesinado de 36 puñaladas el 28 de abril de 2000.
19. Pablo Pineda Gaucín, reportero del diario La Opinión, de Matamoros, Tamaulipas. Su cuerpo fue hallado con un balazo en la cabeza cerca de Harlington, Texas, Estados Unidos, en la zona limítrofe con México el 9 de abril de 2002.
20. Luis Roberto Cruz Martínez, reportero de la revista Multicosas, de Reynosa, Tamaulipas. Fue asesinado el 1 de febrero de 2000.
(FUENTE: Voltairenet.org)



Un homenaje a ellos, y a quienes no aparecen en lista. A todos aquellos que fueron censurados o amenazados. Un homenaje a esta profesión, que sin duda alguna, solamente aquellos periodistas con vocación han logrado amar la palabra escrita; aunque el narco les haya quitado la pluma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos