Evadiéndonos

Ayer te vi pasar. Un segundo y nos hicimos los ciegos. Es inevitable acordarme de ti; porque te pareces demasiado a mi. Sólo espero que estes bien y que algún día entiendas mis por qués no. De los que siempre te di explicaciones, y aún así, todo el tiempo tuviste una teoría para refutarlos. Eso me causaba gracia... y entre la sensación de tristeza por haberte cerrado las posibilidades y la gracia con que pretendiste lograr tu objetivo, me resulta imprescindible darte las gracias. Aunque ya no haya más teorías por formular esta vez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos