Nada más que decir.

Cuántas veces te tengo que explicar mis razones para que me entiendas. No cabe duda que los seres humanos sufrimos porque queremos; al menos la gran parte de estos locos que habitamos el planeta. Yo decidí no sufrir. ¿Para qué? He descubierto que la sensatez es la clave. (Aunque las pinceladas de incongruencia siempre estan presentes).
Escúchame ahora tú a mi!!...
Mi mundo no está al revés, eso lo sé. Mi pequeña burbuja en la que habito está como yo quiero que esté, y la reviento cuando se me da la gana, cuando quiero hacerlo, cuando deseo y me nace.
No hay tal vez... no puede haberlo. No insistas más.
Siempre he dicho que no todo puede ser en vano, lo reconozco. Pero esta vez prefiero decirte lo contrario.
El tiempo es cruel a veces. Y las circunstancias. Contra ello nada podemos hacer; pero siempre hay alternativas. Un NO, no siempre es negativo... un SI, no siempre es positivo. Como dijo Einstein, "todo es relativo".
Sólo me resta decirte que quiero que seas feliz. Nada más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos