Sublime Concierto...

¿Por quéee??!! Era la pregunta que retumbaba dentro de mi. ¿Por qué no me dejaron meter mi cámara? ¿Por qué chingados hay tanta cámara digital aquí dentro, y a mí simplemente con un NO SE PUEDE rotundo, me mandaron a guardar a mi fiel compañera al carro. Dizque por ser profesional y correr el riesgo de lucrar. No mames, dije interiormente.
Y ahí estaba yo, en la grada derecha del Poliforum de León. Lamentándome el no haber planeado estratégicamente la forma de meter la camarita al concierto. Porque pude haber hecho algo, estoy segura... un par de pilas extra eran mi salvación. Pero ya era tarde. 5 para las 8 y no me podía arriesgar a salirme a la tienda y nuevamente enfrentarme a los guardias. Ni pedo, ya qué. De todos modos lo veré en vivo, eso es lo importante... me decía a mi misma como consuelo.
Las 8:05 y se apagan las lámparas de Neón. Y se enciende el escenario. Un ruido ensordecedor de los gritos del público, en su mayoría mujeres, se escuchó en ese instante para darle la bienvenida al españolito más tierno, encantador, galán, un artista en toda la extensión de la palabra: Alejandro Sanz.
Después de tanto tiempo en el que nunca perdí la esperanza de poder verlo y escucharlo en vivo, ahí estabaa!! frente a mis ojos, a unos metros de distancia... pensé realmente que estaría mucho más lejos mi lugar del escenario, pero para mi sorpresa se podía apreciar muy bien desde allí.
Tan hermoso como siempre, con un levis y camiseta negra, comenzó el show. "El Tren de los Momentos" abrió el concierto. Fue tremendamente emocionante!!! Poco más de 2 horas fue el tiempo que duró cantando éxitos que sólo él puede componer e interpretar de manera sublime. Enséñame tus manos; donde convergemos; te lo agradezco pero no; se lo dices tú, fueron entre otras las canciones de su más reciente disco (El tren de los momentos) que Sanz interpretó. No pudo faltar Amiga mía, el alma al aire y no es lo mismo. Los gritos y la emoción de la gente se pronunciaron mucho más intensamente cuando empezó esa canción tan sonada: Corazón Partío. Cada una de sus rolas hizo vibrar al público. Nos hizo cantar, gritar; a algunas llorar de la emoción. Nos transmitió su música. Su pasión.
No cabe duda de que este hombre es un galán, un verdadero artista. Pero su banda es un equipo maravilloso. Cada uno de sus integrantes hace posible que su música suene excelente... mi respeto y admiración a ellos.
En resumen, fue una noche genial. Y comprobé una cosa: si lo amaba, ahora lo amo más...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos