Con la novedad de que no tengo internet en mi casa, así que por eso mis ausencias repentinas por estos rumbos.
Extraño tomarme el tiempo necesario para expresar lo que me pega la gana. Bueno, eso del tiempo es relativo, no le adjudico culpa alguna. Pero con eso de que aumentan las responsabilidades, aumenta el cansancio y con ello, cambios de hábitos. Gajes del oficio, verdad?
En fin...
Por aquí andaré cuando las ganas y las circunstancias lo permitan.
Hoy tuve un día de suerte :)

Comentarios

Alba Nidia ha dicho que…
nena!!! donde andas!

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos