Coscorrones para mí... A empezar de nuevo.
Perversa pereza, aléjate de mí pero ya.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos