Si, que seas mi universo.
Porque sabes lo que está sucediendo, y es difícil de explicar...
bendito seas siempre. Gracias pa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos